lunes, 17 de mayo de 2010

Bienvenidos!

Para introducirnos en la temática que abordaremos en el Blog y tomando como punto de partida conceptos que creemos fundamentales nos hacemos las siguientes preguntas:

¿Qué es lenguaje? ¿Qué es comunicación?
Se habla del lenguaje humano desde la simplicidad de lo expresado por un bebé hasta la complejidad del lenguaje de un profesor.
En un sentido más estricto, el lenguaje se caracteriza por ser un sistema estructurado, complejo, flexible y convencionalizado de elementos que sirven para representar algún aspecto de la realidad y para llevar a cabo actos de comunicación.
Es un sistema de símbolos relativamente arbitrarios y de reglas gramaticales que se transforman en el tiempo y que los miembros de una comunidad convienen y usan para interactuar con otros, comunicar ideas y emociones e intenciones, para pensar y transmitir su cultura de una generación a otra.
La comunicación es un proceso que se inserta en esos momentos de interacción, en el que se da un flujo de informaciones y de relaciones compartidas que generan cambios, más o menos perceptibles en el estado físico y/o mental de cada uno de los miembros participantes.
Ambos tienen la misma importancia; por un lado, las habilidades de comunicación preceden a la aparición del lenguaje hablado, y se desarrollan y tienen lugar en un contexto de interacción social siempre.
Si el proceso de comunicación está alterado, el lenguaje oral no podrá desarrollarse adecuadamente en todo su potencial como instrumento para llevar a cabo actos de comunicación y representación.
Si, por el contrario, lo alterado es el lenguaje oral, la comunicación podrá buscar otros vehículos idóneos para manifestarse.

Y a esto último es a lo que nos abocaremos: cuáles son las herramientas con las que cuenta una persona que tiene dificultades para comunicarse a través del lenguaje oral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada